Menu

Prostitutas marruecos prostitutas en la vida real

prostitutas marruecos prostitutas en la vida real

La otra cara de la tan turística ciudad de Marrakech. Una hora y media de película en la que no falta detalle: Todo de manos de cuatro actrices magnificas que, abducidas por su papel, reflejan en sus rostros la triste realidad que viven las prostitutas en Marruecos. Son demasiados tópicos tratados en una sola película. Su conversación es interrumpida por un grupo de niños que preguntan sobre unos pederastas europeos en la ciudad que vienen, con buen billete, en busca de sexo infantil. Cada minuto de la película es una metedura de dedo en la llaga de una sociedad poco acostumbrada a la falta de hipocresía.

Porque todos lo saben, pero si nadie habla de ello, es que no existe. Y el que se sale de la norma, lo puede pagar con insultos, prisión, exilio o a palos, como bien lo ha podido comprobar en su propio cuerpo la actriz marroquí Abidar. Una mujer valiente que no ha dudado en reencarnarse en la lideresa de este grupo de prostitutas de Marrakech y que, en la vida real, fue agredida en Casablanca por un grupo de chavales, para después ser ignorada en las comisarías y en los hospitales a los que acudió para pedir ayuda.

Imane Rachidi Periodista Chauen, Recuerdo la primera vez que acudí a la Casa de España en Casablanca, un espacio visitado mayoritariamente por hombres marroquíes de clase alta y chicas jóvenes, también marroquíes.

Su objetivo era claro, había estudiado una carrera y no dudaba querer trabajar de ello, fuese como fuese. Existe una gran distinción entre la prostitución ejercida en pueblos y ciudades, tal y como pude observar en Khemisset y Azrou o en Rabat , Marrakech y Tanger. El analfabetismo y la soledad son dos de las características principales de estas mujeres. Otra cosa bien distinta, es la que se ejerce en ciudades, especialmente turísticas. La Organización Panafricana de Lucha contra el Sida en Marruecos lanzó un escalofriante estudio sobre la prostitución en el país.

Las motivaciones de las mujeres que han desencadenado en la venta de su cuerpo se basan en el grado elevado de analfabetismo y pobreza, especialmente de las mujeres provenientes de las zonas rurales. Ese fue el caso de Oumaima, una muchacha de apenas 16 años que fue reclutada para trabajar en el servicio domestico, como interna. Poco tardó el padre de la familia en solicitarle favores sexuales a cambio de un dinero que le permitiese ganarse unos dirhams extras.

A los trece años se escapó del hogar familiar, de una aldea próxima a Fez, para adentrarse en el infierno de la calle. Para poder llevarse algo a la boca, subsistió durante años entre robos y la venta de su propio cuerpo. Ese fue el caso de Khadija, una mujer de 42 años, madre de 3 hijos y repudiada por su marido y familia, quien la consideraba responsable del fracaso familiar.

Para otras mujeres, la prostitución a través de la emigración promete unos objetivos golosos: En pocos años, acumuló lo esperado, volviendo a Marruecos. Y así fue como llegó a España. Cada zona cumple una función, una forma en definitiva de llevar a cabo las relaciones sexuales. Hace unos años, tuve la oportunidad de participar en un estudio sobre prostitución a nivel nacional, por lo que pude tener acceso de primera mano a conocer los testimonios de quien la ejercen y de los propios clientes.

En su mente, ansiaba en algun momento dejar la prostitución y casarse con un marroquí, por eso, ella solo permitía la penetración anal, para así, como decía ella, mantener intacta su virginidad. Después de todos los años trabajando en el campo de la prostitución, habiéndome adentrado en burdeles, casas y la propia calle, sigo encontrando grandes dificultades para visibilizar la prostitución marroquí.

Ellas no acuden a estos centros, ni tampoco realizan revisiones ginecológicas, y cuando menos, se realizan las pruebas del SIDA, a pesar de que casi la mitad de estas mujeres acceden a mantener relaciones sexuales sin preservativo. De la misma manera, he de protestar ante el uso indebido del pañuelo, esa prenda que distingue a tantas mujeres musulmanas con honrabilidad. Por mucho que cueste entenderlo, existen prostitutas marroquíes que utilizan el pañuelo como reclamo sexual y que no dudan en permanecer completamente desnudas, a excepción de la cabeza, mientras complacen las perversiones de sus clientes, al menos es así como algunos de ellos lo atestiguan.

Tal vez, el colmo de estas realidades vino en manos de aquella mujer madura a la que se referían como Hajja. Para mis adentros pensé que era la forma de llamarla por haber hecho el Hajj.

Cuando me explicaron, entre ironías el motivo de su apodo, sentí una gran repulsa. Pero no todas las realidades son así de frívolas e incompresibles.

Creo que es importante hacer claras distinciones entre unas situaciones y otras. Sus actitudes abrazan la hipocresía y la usura, algo que desde el islam es claramente ilícito y condenado. Laure Rodríguez Quiroga Trabajadora Social. Directora de la Consultora Torre de Babel. Presidenta de la Unión de Mujeres Musulmanas de España. Realmente es un reportaje escalofriante y sobre todo muy valiente viniendo, supongo, de una musulmana.

prostitutas marruecos prostitutas en la vida real

Prostitutas marruecos prostitutas en la vida real -

Nabil Ayouch y otros Intérpretes: Fotograma de la película. En las residencias de mujeres, Aïcha aprendió a vestirse, maquillarse, y caminar como mujer.

El juego de la oferta y la demanda, tampoco se escapa de este terreno. Si existen prostitutas es porque existen clientes que lo demandan. Si la prostitución no fuera un negocio rentable, hace tiempo que habría desaparecido.

La prostitución, mueve millones de euros al año a escala mundial, sin excepciones. La prostitución, entendida como aquella actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero, es dificil de cuantificar, precisamente por ser una realidad ocultada. Revisando por internet me sorprendió encontrar el testimonio de un emigrante español en Dubai. En su blog comentaba lo siguiente: Visiones y declaraciones en definitiva, vertidas desde la óptica profesional de una mujer musulmana.

Como en cualquier otra experiencia, a mi llegada a Marruecos, decidí que no podría elegir una mejor forma de integración en el país que la convivir en el seno de una familia marroquí, en el calor de un hogar desde el que poder afrontar las nuevas experiencias, conocer la cultura desde dentro y aprender a adentrarme en una realidad desconocida, no como mera observadora sino partícipe en el devenir diario de la sociedad.

Regresó a las 2 horas con sus flamantes lentillas de color que luciría en la fiesta de cumpleaños. Lo quería, era evidente, pero su paga semanal no alcanzaba para comprar aquel capricho. Se montó en el asiento de copiloto y se marchó. Después de 45 minutos de larga espera en el mismo lugar, me empecé a inquietar por la tardanza. Ahí fue cuando realmente me alarmé, por la inconsciencia de montar en el coche de un desconocido. Uno de los ejemplos de este tipo de chicas, vino de la mano de una vecina próxima a mi vivienda.

Sus ropas caras, su peluquería semanal y su coche descapotable, nada tenían que ver con el nivel de vida familiar. No hay una transacción económica directa por el servicio prestado, pero sí una cesión del cuerpo a cambio de cumplir con el deseo de alcanzar una vida de lujo. Algunas de ellas, terminan viéndose involucradas en la prostitución, de manera directa o indirecta, tal y como se refleja en el blogger Words For Change.

Recuerdo la primera vez que acudí a la Casa de España en Casablanca, un espacio visitado mayoritariamente por hombres marroquíes de clase alta y chicas jóvenes, también marroquíes. Su objetivo era claro, había estudiado una carrera y no dudaba querer trabajar de ello, fuese como fuese. Existe una gran distinción entre la prostitución ejercida en pueblos y ciudades, tal y como pude observar en Khemisset y Azrou o en Rabat , Marrakech y Tanger.

El analfabetismo y la soledad son dos de las características principales de estas mujeres. Otra cosa bien distinta, es la que se ejerce en ciudades, especialmente turísticas.

La Organización Panafricana de Lucha contra el Sida en Marruecos lanzó un escalofriante estudio sobre la prostitución en el país. Las motivaciones de las mujeres que han desencadenado en la venta de su cuerpo se basan en el grado elevado de analfabetismo y pobreza, especialmente de las mujeres provenientes de las zonas rurales.

Ese fue el caso de Oumaima, una muchacha de apenas 16 años que fue reclutada para trabajar en el servicio domestico, como interna. Poco tardó el padre de la familia en solicitarle favores sexuales a cambio de un dinero que le permitiese ganarse unos dirhams extras.

A los trece años se escapó del hogar familiar, de una aldea próxima a Fez, para adentrarse en el infierno de la calle. Para poder llevarse algo a la boca, subsistió durante años entre robos y la venta de su propio cuerpo. Ese fue el caso de Khadija, una mujer de 42 años, madre de 3 hijos y repudiada por su marido y familia, quien la consideraba responsable del fracaso familiar. Para otras mujeres, la prostitución a través de la emigración promete unos objetivos golosos: En pocos años, acumuló lo esperado, volviendo a Marruecos.

Marruecos tiene la reputación de poseer un significativo índice de prostitución. Mientras algunas se van al exterior a estudiar o trabajar, otras se internan en la prostitución. El blogger Words For Change ha escrito una excelente pieza sobre las jóvenes campesinas de Marruecos quienes, al encontrarse en la gran ciudad para ir a la universidad, terminan involucradas en la prostitución.

En las residencias de mujeres, Aïcha aprendió a vestirse, maquillarse, y caminar como mujer. El primer paso hacia el abismo fue salir de incógnito con hombres mayores, quienes la invitaban a buenos restaurantes y la hicieron descubrir sus encantos y su feminidad.

La estocada final fue cuando ella descubrió que debía pagar con su cuerpo las cuentas para hacer realidad sus mayores fantasías adolescentes. Una vez que Aïcha se graduó, fue difícil dejar su bien pagada vida nocturna por un miserable trabajo de escritorio o abandonar las luces de la gran ciudad por una pequeña casa en Lhajeb.

Me dijo con una voz amarga: Su educación y belleza hacen que hombres ricos y reconocidos de todo el mundo paguen por sus servicios. Otro post reciente, de Thejoker , apunta que una prostituta en Marruecos luce como cualquier otra persona:. Lo que es deplorable es que muchas de estas chicas estudian, tienen una familia pobre y hacen el trabajo debido a la gran falta de dinero.

Una vez vi a una chica, muy joven, quien me pareció que era virgen, ella temía que alguien se le acercara y al final alguien le habló, ella continuó completamente tímida. Es una verdadera pena lo que vemos en las calles de Casablanca. Algunos marroquíes dicen que si una chica no viste el tchadour [velo] entonces pueden estar seguros que es una prostituta. No es como en Europa donde las prostitutas son reconocidas por la ley.

Yo supongo que algunas chicas visten jeans y ropa occidental y no son prostitutas, pero cada quien tiene que buscar antes de encontrar el verdadero amor. Hola , creo que el que ha escrito este texto , no tiene ni idea de Marruecos ni nunca ha venido: D Porqe hay muy pocas putas , y la mayoria de las chicas en la calle estan sin velo , y muuuuuy pocas , pouisimas , apenas estan son las que son putas: D Ademas , Marruecos no es un pais pobre , para nada..

Hace 8 años que vivo en Marruecos, y al igual que en todos los paises hay prostitusion pero estoy de acuerdo contigo Sara tambien hay hermosas mujeres de baquero que son mumeres normales. Me parese exelente su comentario tambien decian que de agadir se casaban con. El pais si que es pobre, con la riqueza que tiene, que es mucha, muy mal repartida y en la mayor parte de los casos las chicas se ven obligadas a ejercer la prostitución por necesidad económica.

Y con lo tapadas que se mantienen las mujeres; lamentable que ellas estén involucradas en la prostitución. Casarse puede ser una puerta al cielo o al infierno, no tomes esa decisión precipitada, y si te mete prisa, ya tienes la respuesta, sólo quería salir de su país. Siendo marroquí no me hables de racismo y de maltrato a la mujer que conozco bastante bien ese país, por desgracia y son maestros en esos dos artes. Hola Abderahim, empiezo diciendo que soy de Murcia y y suelo pasar vivo en Melilla y conozco vuestro país porque paso a menudo y convivo con ciudadanos magrebi, espero que leas esta reflexión y si cabe esta revendí canción y lo entiendas.

En cambio las mujeres de tu país, no suelen morir por manos de otros hombres habría que ver la estadística si las publicasen , ya que son sumisas, y fieles al temor de vuestra sociedad machista y tirana de vuestras costumbres, las cuales no son malas, ni buenas, pero si son abusivas como las mismas que hace varios centenares de años hemos tenido en este país. Me parece que no conoces tu propio país, porque existe muy mucho prostitución como cualquier país del mundo, pero dicho por nosotros los españoles o parece ofensivos por que os lo han inculcado con el castigo y no os hecho la culpa porque tenemos varios casos aquí también de adoctrinamiento patriótico.

Espero que no te lo tomes como una ofensa, sino como una opinion constructiva que os haga pensar que clase de país queréis tener y luchar por ello. Me parece una reflexión superadecuada y basada totalmente en la realidad. Trabajo en Marruecos desde hace mas de 10 años, por lo cual conozco muy muy bien la sociedad, las costumbres, los intereses y el país.

0 thoughts on “Prostitutas marruecos prostitutas en la vida real”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *